Un blog de papel

Escribo en diarios religiosamente desde que tengo 13 años. Esa fue la edad en la que me propuse adoptar este hobby, sin tener mucha certeza de cuánto me iba a durar. A los 13 años, una no piensa mucho en el futuro de las cosas. Me interesó porque encontré, en la casa de mi abuela, un diario que había pertenecido a mi tía cuando era adolescente. Un cuaderno A4 muy de facultad, forrado de rojo con papel araña, la prueba conservada de que cualquier cuaderno puede ser bello una vez que se lo llena de recuerdos.

IMG_2593

Me fascinaban sus dibujos, ese afán tan adolescente de escribir el nombre del chico que le gustaba una y otra vez, en marcadores, con letras infladas. Una recolección de los momentos que ella consideró más importantes en ese entonces, intercalando grandes bloques de texto con dibujos o “Gonzalo te quiero” en rosa. Y, por supuesto, el pegamento viejo de todos los “mementos” que había acumulado – servilletas de bares, dibujos que le habían regalado sus amigos, memorias ilustradas de los ’80.

IMG_2589

IMG_2590

IMG_2591
Así, con tanta inspiración en la cabeza, comencé mi propio journal. Irónicamente, nació de una carpeta A3 que también había pertenecido a mi tía. En ese momento, la casa de mi abuela guardaba todo tipo de material encuadernado de sus tres hijos, cuadernos del colegio y de la facultad, algún que otro dibujo, y el maravilloso diario. Menos mal que pude rescatar aquello en su momento. Con mi journal Frankenstein de los ’80 – y hojas Rivadavia de los ’00 -, me propuse retratar mi vida a los 13 años.

IMG_2600.jpg
Algo que noto cada vez que leo mis primeros diarios, es lo tranquila y poco emocionante que era mi vida, o por lo menos así la recuerdo, pero aun así en mi diario lograba dedicar páginas y páginas a un solo día, simplemente porque se me ocurría dibujar algo que se me había pasado por la mente de manera espontánea. Hoy en día, trato de ser un poco más así, de volver a esa creatividad sin filtro. Los años pasaron, hoy por hoy tengo 26, y muchos journals sucedieron a esa carpeta que, por más vergüenza que me cause, no puedo tirar. Ya no vivo donde vivía a los 13 años, y ese diario es el único tótem que me queda para recordar esa pre-adolescencia poco excitante, pero muy creativa.

IMG_2596

IMG_2597
De ese hobby cuya permanencia no pude predecir, nació mi amor por los papeles, cuadernos, útiles escolares y cualquier cosa en el medio. Antes de los 13 tuve un par de diarios íntimos, pero nunca los usé seriamente, sólo jugaba a tener un diario. Ahora soy más consciente de que siempre hay algo sobre lo que escribir, porque aún si en un día no pasa nada, la cabeza nunca se apaga. Nunca dejo de pensar, de soñar, de imaginar. En este camino, me volví un poco adicta a adquirir cuadernos, a juzgar y aprender sobre todos sus aspectos – la encuadernación, el tipo de papel, la calidad, las medidas, la resistencia a distintos materiales y usos.

IMG_2588
Empleo cuadernos para muchas cosas más, no sólo journaling. Agendas, bullet journals, registro de recetas, ilustraciones y recuerdos. La galaxia del papel, lo que uno puede hacer con él, la creatividad que conlleva, los insumos de arte que lo manchan, son todas cosas sobre las que puedo hablar durante horas y horas. Así nace este blog, que viene tropezando en mi cabeza hace un tiempo. Bienvenidos a A Paper Blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s